jueves, septiembre 28, 2006

LLueve

Afuera llueve…
Despierta en mí, la maldita melancolía.
Que destruye hielos, que crea fuegos
Que pregunta al vacío, los tantos te quiero

Noches intensa de soledad, caminos tomados al azar, sin destino.
Días de clara neblina que me ciega y me impide ver el camino.
Noches de soledad compleja, de compañías superfluas, de dolores callados, disimulados, mal comprendidos, desterrados.
Ando perdido, difuminado,
Resistiendo las tormentas que provocan las sirenas, que con sus cantos divinos, me pierden y me alejan, del destino infinito, de la tierra eterna.
Voy cual veleta, a los caprichos del viento, pero ya sin fuerzas.

Afuera llueve
Duerme en mí, la alegría divina
Que crea cielos, construye fuegos
Que responde con risa, mis versos eternos.