domingo, septiembre 03, 2006

Lo que los niños dominicanos quieren

El domingo pasado vino mi abuela Teresa de Puerto Plata y la fui a visitar a casa de mi tío donde se esta hospedando, allí estaban mis primos y unos amiguitos jugando y viendo mi Blog, resulta que a Dante le gusta mucho el banner (la edad promedio de los allí presente era de 6-11 años) al rato Daniella me enseña una pintura que hizo sobre: "el mundo del futuro" o el "país del futuro" no recuerdo bien, se que se trataba de un concurso infantil y ese era el tema, lo cierto es que me sorprendió la candidez y para su edad la calidad de la pintura para ser tan pequeña y se me ocurrió preguntarle a ella y a Dante Ísael y a los demás niños, que querían que fuera su país en el futuro, les di papel, lápiz e hicieron su lista y traduci algunas de sus inquietudes, aquí esta en resumen:
-que no haya violencia
-que no hayan guerras (si ya esta bueno, hay que apoyar el desarmen mundial) (¿donde andará Mafalda?)
-que no pasen hambre las personas pobres (ni las ricas tampoco)
-que las calles sean mas seguras y no hayan ladrones
-que bajen el precio de los dulces y los refrescos (totalmente de acuerdo)
- que la gasolina este mas barata (no se, los niños no conducen, pero eso pusieron)
-quiero un país donde no se vaya la luz (buenooooo, ese era mi sueno de niño también)
-que las escuela sea solamente lunes y martes (igual los días de trabajo, jeje)
-no a los viajes en Yola (también de acuerdo con ellos, que se vayan en el Ferry)
-que todos los niños vayan a la escuela (y algunos adultos también deberían ir)
-que la gente grande no diga mala palabras (otra en la que estoy de acuerdo)
-que se ore mas en las casas y en las escuelas (la fe mueve montanas)
-Que el bien siempre triunfe y los malos vayan a la cárcel (bueno se me olvido preguntarles quienes ellos pensaban que eran los malos y quienes eran los buenos, por lo que este deseo es subjetivo)
Como ven, que sean niños no quita que sean pequeños filósofos y de que desde su óptica, vean que las cosas no son tan difíciles de lograr si se tiene voluntad y deseo de hacerlas.
Los niños nos pueden enseñar grandes cosas a nosotros "los grandes" y una de esas cosas creo que es la humildad y la "simplicidad" de la vida y del estar vivos, de vivir el presente y el "ahora".
Ojala que esos deseos de Dante, Daniella y sus amiguitos se hagan realidad y vean a su arribo a la adultez el país que sueñan desde ahora y que de nosotros depende en gran medida hacer nuestros aportes para que deje de ser un sueño.