sábado, noviembre 15, 2008

Renovarse o morir

El otro día en la clase final de Canales de distribución en la maestría, el profesor cerro el modulo con una magnifica charla de motivación acerca de la renovación, con una metáfora de cómo el águila al llegar a cierta edad, se va a la cima mas alta de la montana y rompe su pico, se saca las garras y las plumas y empieza un proceso de renovación.
Eso se quedo dando vueltas en mi cabeza y vi que era un necesario un proceso parecido en mi vida, es hora de renacer, de dejar atrás creencias que en la vida real no ocurren, de permitir que me duelan cosas que se que no deberían impórtame, de ser fuerte y empezar a construir el mundo que quiero para mi.
Lo importante es que este proceso ya empezó, lo importante es que ya deje de ser pendejo, de dejar que me usen en nombre de la amistad, de creer en mi y nadie mas que en mi.
Hoy con el corazón angustiado remonto, despojándome de las heridas del pasado, de tanto idealismo que al final me ha hecho más mal que bien, de afincar mis pies en la tierra y de centrarme. Es curioso pero cuando vine a vivir a la capital y abrumado por todo un mundo nuevo que se abría ante mi , deje a un lado mi relación con Dios por que me iba tan bien que creí que nunca mas le iba a necesitar, ahora no me avergüenza admitir que te necesito mas que nunca y mas que a nadie, Que tu DIOS no tienes dobles intenciones, que tu DIOS no me pides nada a cambio de un favor, Que tu Dios a pesar de yo alejarme de ti, me has protegido y cuidado mucho en esta selva.

He tenido tanta suerte de los padres que tengo, de los valores que me inculcaron y que me han permitido sobrevivir dignamente en una jungla que juega con los dobles valores y donde la línea divisoria entre el bien y el mal es cada día más confusa. He pasado mucho en esta ciudad, muchas cosas buenas y otras no tan buenas, pero no me rindo, se que Dios premiara mi constancia, mi lealtad, mi honestidad, aunque en este momento el teléfono no suene, aunque este solo frente al computador, se que hay algo bueno.
No me rindo, Soy un sobreviviente, La renovación ha comenzado!