jueves, junio 11, 2009

Para Carolina

Siempre me encanta esta frase: los amigos son la familia que elegimos, y me gusta por que resumen mi filosofía de la amistad.

Me han pasado muchas cosas malas, muchas cosas buenas, pero una de la que siempre estaré agradecido es de mi amiga y hermana Carolina.

Emprendedora, dulce, única, fuerte, todo un universo de emociones se conjugan en ella, la mayoría de veces no alcanzo a decirle lo que significa en mi vida, lo que la extraño en los intervalos que nos hemos separado, lo que significa y me asombra su existencia en mi vida.

Por más que intentemos alejarnos, nuestros caminos están irremediablemente atados, a veces la soga se ha aflojado y nos perdemos de vista, pero ambos sabemos que tan solo tenemos que volvela a tomar y nos juntaremos de nuevo.

Has sido calma en mi agonía, sol en noche, sostén en este largo tiempo de prueba, ejemplo a seguir, esperanza…eres tantas cosas para mí que ni te imaginas.

Cuando la esperanza se va, cuando las ganas me abandonan, cuando no quiero saber del mundo, solo tú quedas a la final del túnel carolina.

Por más caminos que andemos, por mas que la vida a veces nos separa, por mas que nos enojemos uno con el otro, tenemos algo verdadero, genuino, en este mundo de fantasía, tú y yo tenemos algo real.

Te quiero por muchas razones, pero la principal por ser tu, a veces quisiera abrazarte y decirte que todo estará bien, que todo pasa, que tienes que estar muy orgullosa de lo que has logrado en la vida, que eres tremendo ser humano, que no importa que, estaré ahí para ti siempre.

Te quiero amiga, te quiero mucho.