miércoles, julio 07, 2010

Una pesadilla la nueva Pesadilla en la calle Elm



A pesar de que la nueva Pesadilla en la calle Elm es un verdadero fiasco y hace parecer a la original como una verdadera obra de arte, esta consiguió en su primera semana  más de 32 millones de dólares, convirtiéndose de golpe y plumazo en la quinta cinta de la saga (que cuenta con nueve films) a nivel de recaudación. La Pesadilla en Elm Street reencarnada esta vez en Jackie Earle Haley,  dejando de un lado al icono del personaje Robert Englund.
Esta vez volvemos a los orígenes, Freddie es el cuidador de un jardín de Infantes y es un abusador de nin@s, al enterarse lo padres en venganza lo incineran, pero esto es solo el inicio pues Freddie regresa del más allá, creando pesadillas para los entonces niños (ahora adolescentes) en donde los puede asesinar en el mundo de los sueños y en el mundo real.

Este remake que nos olio mal desde el principio cuando vimos la clasificación (PG 13),  carece de la magia de la original, el primer fallo fue no haber puesto a un actor más carismático en el papel de Freddie, tanto así que hubo que sobreponerle otra voz a la que tenia originalmente del Actor segundo error, la musicalización de esta película es pésima, no entiendo porque no pusieron la banda sonora original que es tan extremadamente buena y tres, los personajes están planos, realmente no se le llega a tomar cariño a ningún personaje excepto por el de Nancy que me imagino que sucede por transferencia de la Nancy Original.
La película es mala, se intento hacer un producto para las nuevas generaciones, pero falla enormemente haciendo de Freddy un payaso y provocando muchas veces la risa de la audiencia, y es que Hollywood no entiende que lo que asusto a nuestra generación a la actual le provoca risa.


Y a se está filmando a todo vapor otra secuela en 3D que si no supera en calidad a la primera veremos con ella el final de la franquicia, porque esta película fue una verdadera pesadilla, que pena por los que recordamos el miedo que Freddy nos provocaba, aquí nos dio risa.