miércoles, septiembre 11, 2013

¿Dios esta en la Iglesia Católica, en todas o en ninguna parte?




Hoy he leído en varios perfiles, en diferentes redes sociales, declararse ate@s a varias personas debido a los recientes escándalos de la Iglesia Católica.
 Lo que me asombra e impacta es que están actuando como si Dios es la iglesia Católica y no es así.
La Iglesia sera una institución (manipuladora, encubridora) como usted quiera llamarle, pero Dios no esta solo allí, Dios esta en todas partes y en cada uno de nosotros.
Estos escándalos católicos son lo que están actualmente en la palestra publica, pero no olvidemos que en todas las religiones los hay a cada momento, aunque si  vamos a juzgar por las noticias, los evangélicos se van mas por la infidelidad que por la pederastia.
Nunca he sido un predicador, nunca he mantenido una relación larga con ninguna institución religiosa, ya que por uno u otro motivo terminan decepcionándome. Ahora, si doy un vistazo al pasado, si recuerdo una relación hermosa, que ilumino muchos momentos oscuros de mi niñez y me ayudo a atravesar la adolescencia, fue mi relación con Dios, que en ese entonces era muy estrecha.
 Todo mis amig@s, de seguro que una o dos veces, ha escuchado la historia que siempre relato cuando el tema religioso llega en momentos de tertulias.

Cuando era niño, a pesar de no ser un asistente regular de la Iglesia, yo mantenía una especie de comunión con Dios tan cercana, que sin duda alguna hablaba con el, sentía que me escuchaba y a veces hasta que me contestaba.
Me imagino que algun@s se reirán de esto, ¿pero que sabe la gente lo que el otro siente? Lo extraño de esta historia es que, un día (no recuerdo exactamente cual) estaba en mi casa y sentí (literalmente) que un velo se me quitaba de la cara, fue como si la inocencia se fuera y veía las cosas realmente como eran a partir de ese entonces.
Siempre he tratado de recordar que desencadeno eso, pero hasta hoy no he podido recordarlo. Mi relación con Dios nunca volvió a ser tan estrecha desde ese entonces.
 Contar algo tan intimo públicamente me da un poco de pena, pero es mi verdad.
Tampoco entiendo por que me mortifica tanto haber leído esos comentarios, si yo mismo he tenido mis momentos de dudas.
 Lo único que puedo decirles, con el corazón en la mano, es que no permitan, no les den el poder a una iglesia, a un cardenal, a un cura pederasta a dudar de la existencia de Dios.
Tampoco que es justo Juzgar a tod@s los católicos o evangélicos por los actos que algunos de ellos cometan. En todos lados y en todas partes hay personas buenas y malas y es responsabilidad de los padres cuidar a sus hijos y no confiar en absolutamente nadie cuando de ellos se trata.
 El existe y en muchos momentos si miran hacia atrás, seguro que lo han sentido, que lo han visto en muchos rostros y situaciones. Aunque cada quien tiene el derecho de creer o no (y eso lo respeto) no permitan que el mundo endurezca su espíritu.
No se por que escribí esto, no se por que compartí algo tan personal con ustedes o por que me siento de esta manera después de leer esos comentarios. Pero aquí están mis humildes pensamientos, mi pequeña experiencia, para que quede constancia que a pesar de mi rebeldía, de mi incredulidad, de mis cuestionamientos…. Dios nunca me ha abandonado