lunes, febrero 06, 2006

El día después de Mañana



Ha habido dos momentos de intenso miedo y angustia en mi vida, esos momentos creo me marcaron y me hicieron apreciar muchas cosas que hasta entonces daba por sentado.
Una fue el terremoto de Puerto Plata, creo hace tres años ya (soy brutísimo pa’ eso de las fechas y nombres).
En esa semana tenia mi presentación de tesis para optar por el titulo de Licenciado en publicidad: mención creatividad y Gerencia y como me había aventado a hacer la tesis yo solo (siempre privando en mas valiente de la cuenta) andaba cual loco por las calles resolviendo impresiones y aquí y allá, vaya, que la ansiedad no me dejaba ni dormir, sentía que en esa presentación se me jugaba la vida.
Bueno pues novedad!: me quede sin un chele y me quedaban cosas por hacer todavía y entre ponerme loco (ya se me habían ido alrededor de R.D$ 55,000 pesos entre impresiones de los volúmenes, afiches, etc.) o enfrentar a mi padre y pedirle un préstamo, decidí lo ultimo, empaque mis motetes y coji para Puerto Plata, llegue, salude a la familia (ellos sorprendido por que no suelo ir mucho allá , por falta de tiempo y por que ya no tengo ambiente allá, mis amigos y vida esta en Santo Domingo) preferí dejar todo para el otro día para hablar con el y preguntarle sobre el dinero.
Esa noche después de ver una película, nos acostamos, me dormí enseguida por el cansancio, pero…..(tan…tan…música de suspenso) cuando a eso de las 12.30 de la media noche me despierta el griterío y los movimientos del edificio que se movía como si fuese un péndulo (pensaba que estaba en medio de una escena de (The day affter tomorrow) o una películas de esas de desastres, señores que terror tan grande el piso se movía como si fuese un acordeón, ósea no nos podíamos mover.
mis papas, mi único hermano y yo, nos abrazamos, solo eso podíamos hacer y yo vi pasar mi vida en unos minutos por que pensaba que se iba a derrumbar el edificio encima nuestro, encima de eso, mi familia vive frente al malecón y el mar hacia un sonido escalofriante, en unos segundo que a mi me parecieron años, dejo de temblar y se armo el huidero hacia abajo, el malecón estaba lleno de personas en patíes, pantaloncillos personas desnudas, solo atine a abrazar a mami y comencé a llorar por que no me importaba que me pasara a mi, pero no soportaba la idea de perderla a ella.
Esa noche todo el pueblo espero el amanecer en el malecón, nadie se atrevía a volver a casa, personas de todos los estratos sociales estábamos juntos allí y ahí comprendí, la fragilidad de la vida, sobre como las cosas por las que trabajamos toda una vida en un momento se pueden ir y hay que comenzar de nuevo, sobre como son solo eso, cosas materiales, lo importante lo tenemos a nuestro lado todos los días y no lo valoramos, nuestra familia, amigos, nuestra almas, (afortunadamente a los edificios del malecón no les sucedió nada, algunas cuarteadoras, pero al nuestro gracias a Dios nada), pa' los que quieran saber, saque 97 de nota final de tesis(superando a grupos de 4 o 5 que sacaron menor nota, por eso y otras cosas, fue un privilegio para mi participar en el coro-blog, por que llevamos esperanza y ayuda a nuestros hermanos olvidados, por muchos que tienen mucho y que son despreciados por otros que no tienen nada en la cabeza.
Solo quería compartir con ustedes esto, valoren a las personas no a las cosas, otro día les contare el otro suceso que me marco, un abrazo a todos mis hermanos blogueros.