jueves, marzo 02, 2006

Mar de Lagrimas y Esperanzas. (Cap. 2)





Maria avanzaba rápido, le daba miedo andar de noche por el barrio, de un tiempo acá, estaban ocurriendo muchas cosas.
-Adiós doña Maria!!
-Adiós doña Nila, ¿como esta todo?
-Aquí mi hija, no mas pasándola
-Nos vemos Nila, vengo muerta del cansancio solo quiero llegar, y darme un baño y acostarme, ¿no sabe si paso el camión del agua?
-Si mi hija, vi a juanita que te compro un camioncito.
-¡Ay que bueno!, pues cuídese Doña. Ahí nos vemos.
Era muy conocida en el barrio de San Felipe, llevaba mas de 10 años viviendo allí y prácticamente todo el mundo la conocía, pero últimamente las pandillas y la delincuencia hacían que todo el mundo se encerrara en sus viviendas no bien caía la noche.
Llego apresuradamente a la paupérrima vivienda, cubierta de planchas de zinc y madera, abrió la puerta y se dirigió directamente al cuarto, se quito la ropa y se puso una bata de casa cómoda, encendió la radio y puso una emisora de música romántica, extenuada se sentó en una mecedora y subió los pies sobre una mesita.
Allí se puso a pensar en su vida, como cuando había venido a los 12 años con sus padres de Higuey, ya desde esa edad solía acompañar a su madre a las casas a lavar ropa, recordó también como a los quince años se le formo un cuerpo armonioso de mulata, como por bruta como ella misma se decía, cayo en las redes del primero que le dio muela, se fue de la casa con el y ya a los 18 tenia 3 hijas: Juanita, Mariíta y Luz, la ultima se le murió de Dengue sin que ella pudiera hacer nada por evitarlo.
Pedro, el marido se largo para Puerto Rico con la promesa de regresar por las tres, se caso con una boricua, obtuvo la residencia y se fue para Estados Unidos, nunca mas supo de el, a veces pensaba que había sido un sueño o mejor dicho un mal sueño que paso por su vida.
Ya sus padres habían muerto, solo le quedaban sus hijas, casadas y con dos hijos cada una igual iban por el mismo camino que ella ya había transitado, eso la llenaba de tristeza e impotencia, era como si la historia se repitiese miles de veces para la gente pobre.
Partía Mañana para Miches donde debían dormir en una playa, desde donde partirían hacia Puerto Rico, había pagado R.D$30,000.00 Pesos que logro reunir entre ahorros y gente que le presto con la promesa de que ella se lo enviaría tan pronto empezara a trabajar.
Tenía mucho miedo, pero mas miedo le daba morir de vejez en la indigencia, ya tenia 43 años, ya las carnes empezaban a acumularse y las canas inundaban sus sienes, no era aquella muchachita de cuerpo espectacular, pero aun estaba de muy buen ver, sus ojos marrones, soñadores y vivarachos alguna vez, lo cubrían una leve neblina de desencanto y desesperanza, miro una foto de sus hijas y sus nietos y no pudo evitar empezar a sollozar ruidosamente.
-por ustedes lo hago, por que tengan un futuro, puedan estudiar, puedan soñar y no terminen como yo, una mujer muerta, sin sueños y seca por dentro.
¡voy a echar pa’lante por ustedes! y por mi, por que no me quiero morir como una perra vieja en este barrio.
Sus hijas ya sabían de sus planes y tenían todas las instrucciones que debían de hacer con la casa y las pertenencias, ambas le suplicaron llorando que no se fuera, del peligro de los tiburones y de la gente que se decía tiraban al agua en alta mar, ella lloro con ellas pero igual les dijo que hacer, lo único que Juanita y Mariíta ignoraban era el día de partida, por que Maria no se quería despedir de nadie

El sonido del teléfono la hizo despertar de su letargo y presurosa fue a tomarlo.
-¡Alo!
Una voz gruesa y masculina le hablo por la otra línea:
-Maria, ya sabe quien le habla, mañana, debe estar en la noche en la playa de Miches, ya sabe cual es y ya le he dicho que puede o no llevar, no le diga a nadie, confío en usted por que la recomendó Dora, su prima, que ya ha viajado con nosotros.
- si, no se apure, lo tengo todo anotado para que no se me olvidara nada.
Dijo ella apresuradamente y tratando que no se le notara el temor y la excitación en la voz.
-nos vemos mañana entonces.
-hasta mañana capitán. Y colgó el teléfono, el corazón le latía apresuradamente y tenia ganas de llorar de nuevo, se puso la mano en la medallita de la virgen del Altagracia que portaba en el cuello suspendida de un grueso hilo negro, pero necesitaba algo mas grande y se fue al cuarto a ver la imagen de la virgen en un cuadro que estaba en cabecera de su cama.
-Virgencita, acompáñame en este viaje que emprendo, ten piedad de mi, tu sabes que lo hago por mi y por mis hijos, permíteme llegar, déjame llegar y dame fuerzas y salud pa’trabajar mucho y ayudarlos, madrecita de Dios, me voy, pero me voy contigo.
Las lágrimas le hacían ver la imagen difusa, pero sabia que la Virgen le acompañaría, sabia que ella siempre había estado allí.
Se seco las lágrimas y salio al patiecito, miro la luna, abrió los brazos y silenciosamente le dijo:
-Mañana me voy luna, mañana me voy.
(Continuara)
Texto...Principe Mestizo
Foto....Janio Trinidad

26 comentarios:

  1. Saludos... a todos...
    Esta es una invitacion a que lean un importante POST en mi blog

    sobre el hermetismo para los comentarios para nosotros, administradores de Bitacoras

    gracias

    Karlanton

    ResponderEliminar
  2. Que poca tiene el ultimo comentario, esas personas deben de eliminarlas del planeta.

    Por otra parte caballero, me tome la libertad de imprimir la primera y la segunda parte de sus relatos, para degustarlos mientras tomo mi vuelo a la Cd. de Mexico, un cordial saludo y por lo que denosto en su relato, mucha tristeza.

    Le recomiendo que lea unos articulos que tambien traman algo.

    Es sobre la vida de las bailarinas.

    http://rbohemios.blogspot.com/2006/01/vida-nocturna-palabras-compradas.html

    Se cuida y degustare sus articulos con una copa de vino tinto, en el avion.

    Auf Wierdersehen. Principe.

    ResponderEliminar
  3. gracias, e sun honor Alejandro que los leas, luego me das tu opinion, un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ok estoy esperando la parte 3 jjeje
    esta buena

    ResponderEliminar
  5. Que buen relato, nuevamente me cautivan tus textos. Te reitero que escribes en forma adictiva.

    Maria es una realidad de muchas mujeres en Latinoamérica, que luchan cada día por superar la injusta miseria que las rodea.

    Estimado cuando paso por su blog, de alguna forma me acerco un poquito al caribe donde me espera mi boricua en casa.

    ResponderEliminar
  6. es muy bueno, muy bueno, sigo atento, MUY atento a esta historia

    ResponderEliminar
  7. Hola Príncipe, gracias por dejar huellas en mi playa, haz hecho que venga hasta aquí y encontrarme con tan buenos escritos. Volveré. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Bellísimo, muy bien relatado. Linkeare el blog para venir mas seguido.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Tienes mucho material para quedarte... así que no te vuelvas loco...

    ResponderEliminar
  10. tremendo blog, me gusto mucho esta historia, ya espero la siguiente parte. gracias por visitar mi blog.

    ResponderEliminar
  11. "Buscando visa para un sueño" ... la venía escuchando hoy en la mañana..

    Besitos!

    ResponderEliminar
  12. Hola....!!!

    Se que hace mucho no pasaba a saludarte, pero ps por circunstancias que TU conoces, me aleje tantito de los medios, pero ya estoy de regreso a leerte, espero te encuentres muy bien...
    Te mando 1 beso!!!

    ResponderEliminar
  13. A mi me da "no sé que" en el alma cuando pienso en esos viajes, y en la gente que decide irse... y me pone peor oir de os naufragos, y de todos los que mueren en el mar.

    A veces se nos olvida que hay gente cerca de nosotros para las cuales un "viajecito en yola" es realmente la unica salida...

    ResponderEliminar
  14. Muy interesante, estare a la espera de la 3ra parte.
    saludos.

    ResponderEliminar
  15. Que bueno que publiques ese tipo de historias prince, conozco personas que han tenido que pasar por situaciones similares, dentro de ellos estan los cubanos, que cojen para aca, para de aqui partir a puerto rico a ver si de ahi le llegan a Miami. A todo ese monton de realidad, solo me viene el sentimiento de pena. Haces buenas historias y espero ver tu 3ra. parte.

    ResponderEliminar
  16. gracias por tus saludos en Sucesos, me dices que no es bueno decirlo todo...a veces si es bueno, todo es un riesgo en esta vida...todo lo que hacemos y sentimos.
    me encantan la shistorias y me gusto mcuho como la cuentas, volvere a leer la continuacion
    un abrazo y que sea un lindo fin de semana

    besos y sueños

    ResponderEliminar
  17. mis saludos Principe, ..........

    hace un tiempo que no te leia, ahora solo tengo unos minutos,
    saludos desde toronto Canada

    Andrea

    te he puesto en mis blogs favoritos

    :)

    ResponderEliminar
  18. Hola hermano latinoamericano, gracias por tu visita, espero continúen. Me gustó tu relato, espero saber en qué termina la historia de María, porque en nuestro continente tenemos muchas Marías, que sufren, que temen al paso de los años y al círculo vicioso de la pobreza y la exclusión. Sólo espero que tenga un buen final, aunque por lo cercano que está a la realidad, creo que no será así. Saludos fraternos.

    ResponderEliminar
  19. Excelente narracion, quiero ver como termina, ojala Maria llegue y toque tierra firme!!

    ResponderEliminar
  20. Hola principe
    escribi ayer,te conte la fascinacion que me produce tu gente,la que conoci,la que se hizo un presente y un futuro,me los cruze por mil lados,honrados,trabajadores,estu
    diantes....y lo lograron...resistieron la yola....y la frontera..Dios les bendiga

    ResponderEliminar
  21. Perdon....me falto comentar...que
    el recuerdo que me han dejado los
    dominicanos en mi corazon,es de alegria,espero recuerden que el proximo 8 de marzo,es el dia internacional de la mujer...les espero por mi blog Pierre
    www.sherezade.fororelax.com
    una mujer sin fronteras

    ResponderEliminar
  22. Nice, muy bueno, me gusta la foto de arriba, muy dominicana.

    Oye tengo otro blog ahora e inclui un chat room. para reemplazar el blogeo chat

    http://www.blogico.net

    ResponderEliminar
  23. Me ha gustado la historia y cómo la has contado. Me hubiera gustado que fuera más corta y que no prometiera continuación. Las historias que nos dejan con el no saber qué pasará nos quedan más en el recuerdo que las que concluyen. Prefiero recordar a esta mujer a punto de presentarse en esa playa y que simbolice a todas las personas que lo siguen haciendo de cuyos destinos no sabremos nunca.
    Bueno, me acabo de dar cuenta de que este post era la segunda parte. De todos modos dejo el comentario. Total, ya lo he escrito.

    ResponderEliminar
  24. Te saludo desde Santiago de Chile y te felicito por tu blog. Me encantó como escribes, me envolviste con tus letras.
    Fue mágico!!
    Si quieres puedes visitar el mío anitartigas.blogspot.com
    Guardaré tu página para seguir disfrutando de ella.
    Anita.

    ResponderEliminar