lunes, junio 26, 2006

Wendy Mapamundi

Siempre hemos escuchado cosas como: "la verdadera belleza esta en el interior" pero, ¿en verdad en la sociedad actual importa el interior de las personas?, ¿las personas que no cumplen con los cánones actuales de belleza, (que somos la mayoría) en verdad tenemos igualdad de oportunidades por ejemplo para obtener un trabajo aunque tengamos mas capacidad que un bonit@?
¿En verdad tenemos igual oportunidad de conquistar a una chic@?, en verdad a ellas les importará nuestra "belleza interior" aunque no tengamos carro, aunque nuestra billetera no este igual de gruesa que la del tipo "in", aunque en vez de cuadritos tengamos un barrigón?
Eso me recuerda mis tiempos del colegio San Felipe allá en Puerto Plata, en mi curso había una chica que le decían "Wendy Mapamundi", Wendy era una gordita muy "nice" pero cuando pequeña se había quemado el área alrededor del ojo, lo cual le había dejado una marca que parecía un mapa, por eso lo de "mapamundi"
Pues ese año que estábamos en cuarto de bachillerato se elegía una reina para la "semana deportiva", como me incojonaba que las chicas bellas del colegio miraban a wendy como una ciudadana de quinta categoría o que no estaba a la altura de ellas, me decidí a contraatacar el sistema y a tratar de hacer un cambio de mentalidad, por lo que me propuse con el apoyo de otros compañeros ante el curso que nuestra reina debería ser Wendy y solté unos argumentos bastantes convincentes sobre lo que es sentirse diferente, no a la altura de los demás y la igualdad entre los seres humanos. Además hice unos afiches para darle soporte a mi acción. El día de la votación del curso llego y pese a que Wendy se negaba a ser candidata, ¿adivinen que?, si eso mismo salio ganadora por una amplio margen sobre "las populares", esto causo un gran revuelo tanto en el curso como en la dirección, yo no podía ocultar mi sonrisa de sastifacion de cómo les había dado una lección y de ver la sonrisa de Wendy que había pasado de ser "la rechazada" a ser la reina de la promoción.
La alegría duro poco, ese mismo día al mediodía se acerco la dirección y nos dijo que pensáramos mejor la cosa y que creían que Wendy era muy bonita pero que deberíamos escoger a otra persona, un grupo nos negamos pero la mayoría se dejo convencer y tuvimos una nueva reina.
En la vida real importa muy poco muchas veces si eres buena persona o no, estamos ante una época que nos hace hacerle culto a la belleza física, al consumismo desmedido y a obviar la esencia de los seres humanos, en poca palabras juzgamos el libro por la portada.
Esa tarde al salir a las 1 de la tarde, Wendy se me acerco con una gran sonrisa y me dijo: -¿Sabes que? Ya se que puedo lograr lo que yo quiera, por que tu lograste lo que aparentemente era imposible, gracias!
Yo la mire con los ojos aguados, me había dolido mucho que le quitaran su triunfo, le di un abrazo rápido y le conteste:
-Wendy para mi tu siempre serás la reina.
El año acabo, la promoción se graduó y todos nos separamos y muchos no nos hemos vuelto a ver jamás, pero siempre me acuerdo de ella, ¿Cómo le habrá ido en la vida? ¿Habrá sido alguien capaz de ver el alma tan noble de esa chica alguna vez?
El tiempo pasa…pero todavía a veces me siento como aquel adolescente de 4to de bachillerato, presto a luchar por la justicia y por un mundo mejor
Y definitivamente reacio a juzgar los libros por su portada.
Autor: Príncipe Mestizo
(A.G.)