viernes, septiembre 08, 2006

Al filo de la muerte (Episodio 3)

( Si no has leido el segundo episodio has Click (Aqui)


Paco tenia muchas preguntas y sentía que no habría tiempo para hacerlas todas, pero de todos modos comenzó a hacerlas atropelladamente.
-¿Qué pasara, cuando la cuenta regresiva finalice?
Paco-viejo miro al cielo y respondió lentamente.
-me desharé en partículas minúsculas, son muy similares a las cenizas. No quedara un solo rastro de mí.
-¡Oh Dios! Y ¿por que hiciste eso?, ¿Por qué estas aquí?, se supone que si Tu estas aquí, yo no me he muerto. Paco-Joven grito a todo volumen estas palabras, se sentía culpable de la suerte del anciano.
-Cuando nos vimos, te dije que no era Dios, pero sin duda estaba aquí por su voluntad, como te dije antes, solo nos permiten 2 viajes, pero hubo una avería en la NASA y aproveche y programe este viaje para venir a verte, aun sabiendo al riesgo al que me exponía.
Paco-Joven le miro a los ojos: -“si, lo se…. al riesgo de morir.
-O al riesgo de que Tu empieces a vivir. Dicho esto Paco-viejo saco de su cartera una foto. –te voy a dar un adelanto del futuro. Una mujer de piel trigueña, ojos marrones y sonrisa dulce le miraba desde la fotografía, a su lado estaba Paco, que no se reconocía por el brillo de felicidad en los ojos y flanqueando a ambos lados dos jóvenes sonrientes muy parecidos a Paco.
–Esta es Mabel, “nuestra” esposa con la que he vivido feliz por ya mucho tiempo, el amor correspondido, no importa el tiempo que tarde en llegar supera con creces la espera. Este es Abel y Renzo, son el resultado de un amor consensuado y muy deseado, te darán muchas sastifacciones y algunos problemillas, pero ellos y ella han hecho que todo valga la pena.
Paco no podía hablar, la emoción le impedía articular palabra alguna, solo miraba al viejo y lloraba.
-Es importante, siguió hablando Paco-viejo. –es importante que dejes de buscar amor, que dejes de mendigarlo, aprende a ser feliz solo, aprende a disfrutar estar soltero, disfruta de los amigos ahora que nada los ata, aprende, diversifícate, se feliz, por que la felicidad llama a la felicidad, al igual que la tragedia llama a la tragedia. Crees que estas en un pozo profundo. Y lo estas, solo que estas allí por que tu lo has decidido. Es hora ya de dejar de quejarse, de que no tienes amigos, de tu falta de dinero, de que nadie te comprende, es más, hasta de que no tienes esperanzas. Solo tu puedes salir de donde te encuentras, nadie lo va a hacer por ti, por que todo el mundo esta ocupado rescatándose a si mismo.
Paco seguía llorando, las palabras del viejo le llegaban al alma, por que se sabía comprendido y entendido por el mismo.
Intrigado y conmovido, Paco al fin pudo musitar unas palabras
-Aun no entiendo algo, como estas aquí si supuestamente yo me tiro al vacío, ¿es que al final nunca lo hice?
-si lo hiciste, pero cuando caíste sobreviviste.
- ¿sobreviví?
-si, apenas con unos rasguños
-pero…..yo pensaba que venias a evitar que saltara.
-si a eso vine por que el peor castigo no fue tirarte al vacío y sobrevivir, el castigo sucedió luego…. cuando en tu caída asesinaste a alguien.
-¿Asesino a alguien?, ¿no puede ser?, ¿Cómo pudo suceder eso?
-muy sencillo, al tirarte, le caíste arriba a alguien, provocándole con el impacto la muerte, es algo que llevo en la conciencia toda la vida, por eso quería evitar que viviéramos con ese hecho. Todas nuestras acciones tienen consecuencias, todo en el mundo esta conectado, que no lo podamos ver no significa que en el universo no exista un orden.
La alarma del reloj holográfico de Paco-viejo comenzó a emitir un sonido chillón y persistente. –solo quedan 5 minutos, espero que tomes la decisión correcta.
El ruido de las hélices de un helicóptero se hacia cada vez mas audible, los dos lo alcanzaron a ver, del helicóptero se desprendía una escalera, por la cual sin duda descendería alguien a tratar de evitar el suicidio.
Paco-viejo callo al suelo, victima de un dolor intenso en el estomago, pero se paro de inmediato. –ya esta comenzando, ya esta llegando mi fin, que servirá para tu nuevo comienzo.
-Paco, por favor te quiero hacer una ultima pregunta, ¿a quien asesino con mi caída?, tengo una idea rondándome la cabeza y quiero aclararla, ¡dímelo por favor!.
-No se si podrás resistirlo, es mejor que no lo sepas, si decides no hacerlo, no pasara nada. La voz le temblaba al decirlo y un sudor frío le surcaba la frente
Un Paco-joven suplicante le tomo de la mano
-Por favor dímelo Paquito, te prometo que tu viaje y tu sacrificio habrán valido la pena, pero dímelo, quiero despejar esta incógnita, sino viviré el resto de mi vida con ella.
-esta bien, confío en ti y se que lo tomaras como un aprendizaje, a quien matas con el impacto de tu caída es a……(continuara)
Una historia de: Principe mestizo (A.G.)