miércoles, agosto 30, 2006

Al filo de la muerte (Episodio 2)

(si quiere leer el primer episodio dele un click Aqui)
Paco no dejaba de mirarle, no disimulaba su asombro, estaba sentado frente a el y era como si un espejo bizarro le devolviera una imagen distorsionada, le miraba pero no se reconocía, miraba al hombre mayor sonriéndole, iba bien vestido con un pantalón negro y una camisa azul eléctrico, con la tupida barba y el pelo canoso, parecía un bohemio futurista.
-Al menos no me quedare calvo. Penso Paco-joven divertido.
-tenemos poco tiempo Paco, he venido a hablarte del destino, de las decisiones que tomamos en la vida, de la capacidad de resurgir del lodo, de la opción que tienes de TENER UNA VIDA en vez de pensar en acabar con ella.
-Espera….¿como debo llamarte….Paco? titubeo entre divertido y dubitativo Paco-joven.
-
llámame como quieras al final sabes que somos uno mismo, solo que uno con mas sabiduría que el otro..
-bueno “Paco”, como es que dizque vienes del futuro, como es que estas aquí, que yo sepa eso no es posible.
-
Bueno mi querido amigo, te aseguro que si es posible, hace mucho que la tecnología de viajar en el tiempo existe, solo que no se había hecho pública la NASA, en secreto la ha venido desarrollando hasta casi perfeccionarla, lo que sucede es que dentro de 35 años que es mi época, ya será una tecnología de conocimiento publico, aunque muy restringida, casi nadie tiene acceso a ella. ha habido intentos de cambiar el futuro de la humanidad varias veces y algunos ex presidentes de Estados Unidos lo han conseguido, manipulado la historia a su antojo, en el 2005, el ex presidente Bush provoco una guerra a través de los viajes en el tiempo, algún día saldrá todo esto a la luz, es algo muy delicado.
-
Anja, entonces como es que tu tienes o mejor dicho tenemos acceso a ella?, ¿no me digas que trabajas en la NASA?
-¿y que si te digo que si?, el anciano le miro con intriga.
-
no, no creo, dijo casi para si mismo Paco, como están las cosas en mi vida, no creo que pudiera, ni de relajo, trabajar en la NASA.
-EL Anciano se levanto del suelo y pareció mirarle inquisidoramente desde allí.
–vamos a ver las posibilidades, terminaste tu carrera en Ingeniería Aerodinámica y acabas de solicitar una beca para una maestría en tu área, tienes muy buen índice y la capacidad de hacerlo, solo que piensas que a ti no te puede pasar algo tan bueno en la vida.
-
bueno….si, pero es que no creo, hay mucha gente solicitando, no creo la verdad. Dijo Paco abatido mirando al suelo.
-
siempre dices y que si no, pero yo te digo, ¿Y QUE SI SUCEDE?, ¿y que si pasa?, en el mundo hay posibilidades, pero siempre ves resultados, obstáculos, las cosas buenas le suceden a la gente buena también, tienes que creerlo y salir de ese capullo en que estas envuelto, que te aparta del mundo, que te hace creer un imán para las desgracias.
-Ayúdame, dijo Paco a punto de llorar, ¿dime por que me siento así?, ¿por que me he convertido en un ser tan opaco, sin esperanza?, soy como el muro de un solar baldío, los que pasan por la calle, solo alcanzan a ver el muro, pero no ven el solar, lleno de basura y grama.
-No soy Dios, no tengo todas las respuestas, lo que si tengo es experiencia y la ventaja de saber quien eres y lo que estas sintiendo, pero aunque tenga toda la intención del mundo, si Tu no quieres ayudarme, o mejor dicho ayudarte, no tiene caso que haya venido.
Paco-joven le miro intrigado….
¿Es este tu primer viaje?
-
no, no es mi primer viaje, pero la NASA solo nos permite dos.
-¿Por qué solo dos?, volvió a mirar intrigante Paco-joven al anciano.
-por que el cuerpo, al viajar en el tiempo, tiene un desequilibrio molecular y celular, que si repite la experiencia varias veces, llega un momento en que se desintegra totalmente sin dejar rastros.
-Paco-joven miro lleno de ansiedad y respeto a Paco-viejo.
¿Este es tu segundo viaje, verdad?
-
no, dijo Paco-viejo apartando la vista……es mi tercero
Para Paco, el mundo se paralizo de pronto, era como si todo hubiese dejado de fluir, como si el aire hubiese dejado de soplar, como si las sirenas y el bullicio de debajo de pronto callasen, miro al viejo con ternura y con voz entrecortada alcanzo a decir:
-¿Cuánto nos queda?
Paco-viejo saco de su bolsillo una esfera plateada con un punto rojo, la oprimió y salio un holograma con unos números en cuenta regresiva.
-
solo quedan 18 minutos.
-
ven y siéntate, musito Paco cordialmente, ¡tenemos que aprovechar esos minutos!

(Continuara)