martes, febrero 20, 2007

La Prueba (episodio 4)

(Si no has leido el episodio anterior haz click aqui)

Eran las 3 de la mañana candela no podía conciliar el sueño, a su lado Roberto también pretendía que dormía pero la intranquilidad se había apoderado de ambos.

Cada vez que se movían el rechinar del catre delataba al uno o al otro.

Ella le había insistido, exigido y hasta suplicado con lagrimas en los ojos a Ro que le contara que estaba sucediendo, que le dijera que asuntos trataba con ese criminal, que lo que fuera lo podrían resolver juntos.

Si embargo el le quito importancia al asunto y le mintió diciéndole que habían coincidido en el colmado y como eran viejos conocidos se estaban poniendo al día.

-¿No recuerdas more?...... que cuando era jovencito pertenecí a esa pandilla?, son mis hermanos aunque me haya salido.

-no quiero que tengas nada que ver con esa gente….nada

-pero More, ta’te quieta, que no pasa nada

Pero Candela no era de esas mujeres que se quedaban con la duda, mañana averiguaría que era lo que pasaba, pero ya “mañana” había llegado sin ella conciliar siquiera un poco el sueño

. En eso, a lo lejos, el canto de un gallo avisaba la llegada de otro día.

-¡Que vaina, déjame colar un chin de café!

Y como todo los días, abrió la ventana; “Pa’ que entrara la gracia de Dios” y se dirigió a la cocina.

************************************************************************

Eran las 8:00 de la noche y Roberto se encontraba en el solar baldío donde lo había citado “el maco”.

Estaba intranquilo, era un sitio solitario y como estaba la delincuencia uno nunca sabia que se podía encontrar.

Pero su espera duro poco, de entre la sombras fueron surgiendo varias figuras, era “el maco” y 6 de sus hombres, todos armados y todos con la maldad y la podredumbre marcados en sus rostros.

-….Hey Ro, dímelo mano…..al menos usted es un tipo puntual…eso me gusta!.

Choco su mano con el típico saludo de las gangas.

-ya tu ve Maco, aquí esperándote, yo pensé que tu no iba a venir ya.

-yo estoy aquí primero que tu, te taba chequeando a ver que no fueras un encubierto de la policía o algo así.

-¿encubierto de que mano? Tu ta’pasao, tu me conoces de chiquito y ahora dizque encubierto?, tu has visto demasiada películas.

“El Maco’ lo miro directo a los ojos, Roberto no pudo evitar un gesto de repugnancia, de cerca y con la oscuridad envolviéndolos, el rostro del maco resultaba todavía mas espeluznante.

-Sabes que contaras con todo el apoyo de los “hermanos” y te ayudaremos con lo de tu hija, pero antes debes hacer la prueba de ingreso.

-entiendo, pero ya te explique que la hice cuando era adolescente, inclusive aun tengo el tatuaje.

-y yo te explique, que eso no vale por que desertaste, así que si quieres unirtenos y salvar a tu hija, acabemos esto de una vez, así que quítate la ropa.

Roberto procedió a quitarse toda la ropa.

Quedo desnudo, solo cubriéndose los genitales con ambas manos.

-muchachos estamos listos, pónganse en línea.

Los demás integrantes sacaron unos bates y se formaron en fila, la prueba consistía en que Roberto pasaría por esa fila recibiendo golpes, si alcanzaba llegar al final de esta, demostraría a los pandilleros sus cojones y su determinación de integrarse a la misma.

Ro, cual condenado a la silla avanzo, recibió el primer golpe en la parte baja de la espalda, esto hizo que cayera de rodillas y empezara a avanzar gateando, lo que recuerda después es vago, se ve a si mismo llegando con mucho esfuerzo a la “meta” y ahí perdiendo el conocimiento.

Despertó minutos después, “los diabolos” estaban celebrando alrededor de una fogata su retorno, “el maco” se le acerco, lo abrazo y con una sonrisa infernal le dijo.

…..“bienvenido a la familia hermano, la familia de la que nunca debiste haber salido”

Roberto sonrió y le hizo el saludo propio de la ganga….. muy en su interior sabia que había tomado una mala decisión.

************************************************************************

Candela caminaba rápido, era peligroso para una mujer andar sola de noche por ese barrio, había pasado un día desde que Roberto llegara a su casa agolpiado diciéndole que fue victima de un atraco.

Comenzó a mover sus contactos y averiguo casi todo lo que había sucedido y se disponía a ponerle solución, no en vano su nombre era Candela.

Se dio cuenta que ya había llegado a la casa que buscaba, toco, casi al instante la puerta se abrió.

Nerviosa, saco coraje de donde en ese momento no tenia, miro con determinación al hombre y su voz la escucho lejana.

…necesito hablar contigo

Con una sonrisa cínica y la lascivia viva en sus ojos, le abrió aun más la puerta y con las manos le indico el camino.

…….adelante, las mujeres de mis hermanos siempre son bienvenidas.

Candela entro rápido y la puerta se cerró tras ella, sabia que ahora se encontraba en territorio del “Maco”.

Y que había decidido jugar un juego en el que podía salir quemada.

Continuara...