jueves, mayo 24, 2007

MAS GRANDE QUE GRANDE


(Este post va dedicado a mis 2 madres: Amparo (Mami) Teresa (Abuela))

Extraño tu mano pasando por mi frente a ver si tenía fiebre, añoro mi plato favorito (fiambre de guandules) que me haces con tanto amor cada vez que voy a Puerto Plata, valoro mucho tu fe en mí (cuando todos allá decían que yo no estaba estudiando nada (sino discotequeando) en la Universidad, ¿viste como les callamos la boca?).
Tu inquebrantable amor, tu orgullo en la cena de graduación, mi orgullo por tu orgullo.
Madre, hay pocos amores verdaderos en la vida, casi siempre todos llevan un motivo oculto, pero el tuyo es claro y puro como el diamante. Hay veces cuando te tengo frente a mí que quisiera decirte tantas cosas, pero la vergüenza me gana y solo tomo tu mano y te abrazo.
Por que siempre tengo miedo de que una llamada en la noche sea para decirme que estas mal, pero se que Dios te protege, siempre se lo pido.
Por que siempre he sabido que tu amor es más grande que grande
Hay momentos en los que me siento solo y perdido y te llamo, pero para no preocuparte finjo que todo esta bien, pero de alguna manera escucharte me da fuerzas.
Tu eres una de las razones por la que lucho diariamente, por la que estudie, por la que soy honrado, por la que no me aparto del camino…si tú, Madre querida.
Siempre le pido a Dios que me de el regalo de tu existencia por muchos años, que me permita prosperar para darte todo lo que he deseado poder regalarte.
Este año no estaremos juntos en tu día y se que auque fingiste que lo entendías, ese día vas a estar triste por que yo no estaré contigo.
Si de algo te sirve yo también lo estaré. Pero ten por seguro que nos quedan muchos días de las madres por celebrar y que para mí todos los días son tu día.
Yo sigo luchando, estudiando, trabajando, por ahora no hay más, Pero sin duda tú eres el motor de mi vida y mi máximo orgullo.
Se que no leerás esto, pero felicidades Mami en tu día, Dios no me pudo dar mejor regalo en la vida que llevar tu sangre, que ser tu hijo, que poder llamarte cada día mama.
No te preocupes, las cosas mejoraran para mi, tengo mucha fe en eso.