jueves, junio 12, 2008

Ps. Carta ·1



Hola Karla:



Entro al que fuera nuestro refugio. el aroma del vacio se siente, los recuerdo por dorquier hormiguean por mi piel, atrevesando la memoria y tornandolos Ambiguos.

por que ya no estas, te has ido, le has dicho adios al mundo y ya en otro plano te esperan.

yo permanezco aqui, cegado por el dolor, permitiendo a la angustia alimentarse de mi, lleno del vacio de haber perdido lo recien encontrado.


La muerte deja un sabor seco en la boca, ha desarrollado mis sentidos, al acostarme me abrazo de tu lado de la cama y huelo tu almohada, antes no lo notaba pero ahora ese aroma evoca tu cuerpo, tus manos, tu senos, tu cuerpo firme, el calor que emanabas y que tanto me gustaba.


Todos tratan de ayudarme a decirte adios, pero la verdad es que no quiero, me niego a decirte adios, a despedirme de lo nuestro, a ignorar este ardor que siento en el pecho, que me quema el alma y con ella al mundo entero.

Quizas para el mundo nuestra historia ha acabado, ya nunca te vuelva a dar un abrazo, pero esto aun no ha acabado, siempre estaras conmigo, siempre estaras en los recuerdos, en las melodias de nuestras canciones, en los espacios abiertos, en los espacios cerrados, en las entradas y en las salidas.

Estoy divangando en este momento, abrumado por las emociones, por este espacio cerrado, por nuestra foto, mirandonos felices del otro lado de la cama, por el sofa donde hicimos tantas veces el amor, por la ducha en donde nos abrazabamos desnudos y sin pudor, por la escalera donde discutiamos subiendo y bajabamos riendonos, por las canciones que cantabas persistentemente hasta que por inercia me las aprendia yo tambien.

probablemente esta carta no tenga sentido, no te confundas nena, no es una despedida, no es un adios, es solo recordadandote que nada muere, solo se transforma, y donde quiera que estes, esta amor te encontrara.



P-d. te amo