jueves, mayo 28, 2009

El relajo de la secretaria de la Juventud




Cuando quede sin trabajo hace un año, me vi con el compromiso de una maestría a mitad de camino y de tener que tomar la decisión de, o bien dejarla a mitad o tratar de conseguir una beca que me cubriera el faltante.

Siempre había escuchado de la Secretaria de la Juventud, opiniones a favor y en contra, pero bueno, decidí probar, no tenia nada que perder y me dirigí a las oficinas ubicadas en la Churchill, allí una joven con actitud de: yo estoy pegada aquí y hago lo que quiero y no me joda mucho que te estoy haciendo un favor, me dijo los papeles que tenia que llevar y que supuestamente en dos semanas me daban respuesta.

A los dos días lleve los papeles (les juro que la impresión que me dio, era que esos papeles los iban a botar en un cesto de basura tan pronto me fuera).

Al ver que pasaba un mes, me dirigí a las oficinas a investigar que pasaba, la muchacha me dijo que volviera en una semana, para no hacerles el cuento largo, pasaron 6 meses en los que iba, promedio semanal, y nunca supieron darme una respuesta positiva ni negativa y tampoco ninguno de los funcionarios de ahí me quiso atender.

Entonces, ¿para que tantos anuncios y comerciales de televisión cuando en la realidad se burlan en la cara de los ciudadanos comunes y corrientes que no tenemos enchufes en las instituciones?

También se de otros casos donde sucede lo mismo, mientras que en otros, personas ricas que no lo necesitan son beneficiados con becas en el extranjeros.

¿En que país es que estamos viviendo? ¿De que es que hay que estar tan orgullosos de ser Dominicano cuando década tras décadas se repite lo mismo?

Lamentablemente cuando son pobres prometen y prometen, pero desde que cojen el gustito de andar en yipeta y de un cargo, se les va a la cabeza. Esa fue la primera y ultima vez que solicito un favor publico, por mas que pinten la cosa, la realidad sigue siendo la misma, si usted no tiene un enchufe, no pierda su tiempo sacando papeles ni dando viajes.

Probablemente el funcionario que cuando usted estudiaba en la UASD, andaba zarrapastroso y pidiéndole su voto para la federación de estudiantes, después cuando este en las alturas, crea que vale demasiado para dedicarle unos minutos para simplemente decirle en que terminara su caso.

Afortunadamente conseguí la beca por otro lado, Dios nunca abandona a sus hijos, pero lo que es a mi no me vuelven a poner de relajo.