viernes, diciembre 30, 2011

Mi experiencia en el Body Transformation (El preambulo)




Quería dejar pasar unos días y que la euforia de haber ganado se desvaneciera un poco. Quizás para ser un poco mas objetivo, quizás para ser fiel a mi mismo y a lo que pienso.
Después que uno libera adrenalina a borbotones, después que la alegría intensa y el orgullo de haber cumplido una meta, da paso a la serenidad, uno esta listo para hacer un análisis o digamos un review de la experiencia vivida  en un programa del estilo del  Body Transformation.
Aquí les va la historia completa… El antes, durante y después..

Condición física deplorable:

Todos lo que hemos sido gordit@s  sabemos que la lucha contra el sobrepeso ha sido una constante en nuestras vidas. Hemos bajado de peso, lo hemos vuelto a recuperar y de nuevo bajamos y de nuevo subimos. Convirtiendo ese habito en una espiral interminable de dietas, pastillas, cremas… Que al final el único resultado que nos produce es la frustración. 
Todos queremos una salida rápida a la obesidad, todos queremos una solución inmediata… Pero… ¿Adivinen que? En la vida los atajos no existen, y si existen son caminos provisionales que no perduran.
Antes siquiera que se me ocurriera en el horizonte iniciar el programa del BT digamos que  estaba en esa nebulosa en que caemos los gorditos en las que uno ya esta cansado de probar todo y casi casi se resigna a intentar ser feliz con todo ese sobrepeso, a disfrazar conformidad con aceptación y a decirnos que nos sentimos bien asi y que no hay de otra.
Así estaba yo, casi entrando al Lado oscuro como diría Luke skywalker en las guerra de las galaxia, hasta que vino mi hemana Carolina  y me ofreció un reto… ¿Si tuviera la oportunidad de hacer un programa como el BT lo tomaría en serio? ¿Estaría dispuesto a hacer el sacrifico y pagar la cuota de esfuerzo que esto exige?
Estaba tan falto de esperanza y resignado que me dije ¿Qué más da intentar esto? Pero me olvidaba que tenia una persona atrás de mi que quería lo mejor para mi y estaría atenta a como se desarrollaría todo. Que entendería los cambios de humor que produce los primeros días de la dieta y del programa y que estaría allí para mí durante todo el proceso.
Había aceptado el reto, los fecha de inicio se acercaba y la duda de si estaría a la altura del desafió me carcomían por dentro, pero yo soy un hombre que no acostumbro a echarme para atrás. Y eso hice, di un paso adelante… (Continuara)