jueves, febrero 23, 2006

Una Noche Magica 2





La noche pasaba entre copas de Vino y Champagne y quesos, me sentía que estaba por equivocación en el paraíso, las chicas cuando miraban el I.D. me pedían que por favor les consiguiera algo que hubiera tocado Enrique, yo iba al basurero, volvía con una botella vacía de agua y les mentía y les decía que el acababa de beber ahí, salían histéricas con el trofeo y alguna que otra me daba besos de agradecimiento.
Subí a la tarima, desde donde vi el show con varios ejecutivos de la cervecería y Cristal de vez en cuando me daba miradas intensas, también me alcanzo a ver mi jefa en el banco, que se canso de saludarme con las manos y yo me hacia el loco por que no la soportaba.
Luego un señor, me pregunto que como nos habían tratado(al parecer trabajaba en Cervecería y creía que pertenecía al Crew de Enrique), yo le seguí el juego y le dije que muy bien, pero que yo quería regresar al día siguiente y no tenia boletas.
Como por arte de magia, el señor llamo a alguien y 10 minutos después me regalaba 2 boletas VIP para el día siguiente, so, mas no podía pedir.
El Show acabo, me reuní con Cristal abajo para darles las gracias por todo, ella me llevo donde Alejandro Fernández, me lo presento y ahí pase otro rato muy agradable, también a la escultural Ana Bárbara, que es espectacularmente bella y simpática.
Luego la lleve(a cristal por supuesto, no a Ana Bárbara, jajajja) hasta el bus, le di mi dirección y teléfonos y ella volvió y me beso, solo que esta vez, me atreví a más y recorrí todo su cuerpo con mis manos y me entretuve en sus senos, ella me sonrió, me dijo que me llamaría y partió hacia el aeropuerto, donde regresaría a Estados Unidos.
De más esta decir que nunca me llamo, pero para mi quedo grabado a punta de fuego, su cara, su rostro y su cuerpo, si la quiero volver a ver, solo tengo que ver el video de Enrique “solo pienso en ti” en donde sale tocando la batería fuzgamente 1 vez.
El sueño termino y solo me quedo de recuerdo, sus besos y el carnet de VIP que lo tengo guardado en casa como un tesoro.
Como ven a los tipos comunes a veces le suceden cosas extraordinarias.
Y sin duda, esa noche para mí, lo fue.