lunes, marzo 13, 2006

Sueños Rotos



Andrea estaba cansada de no cumplir con los patrones de belleza actuales
Lo tenía todo, posición social, dinero, belleza, pero ella se sentía fea, no digna del amor, insegura, que no había encontrado su sitio en el mundo.
Estaba cansada de estar gorda, de no ser lo suficientemente alta, de no tener una nariz perfilada, de que los hombres no la mirasen, de no haber encontrado el amor, de sentir esa soledad eterna en su pecho, de no encontrar a quien entregar todas las cosas hermosas que había en su corazón.
Se canso de esperar, se hastió del gimnasio, de las amistades superficiales, de sentir que nadie la entendía, de escuchar consejos, de sentirse despreciada, manipulada, sin elección.
Y un día me llamo, yo no estaba en casa, ese día decidió, que ya bastaba de orar y que nunca le respondieran, de soñar y nunca ver esos sueños hechos realidad, ese día me llamo y yo no estaba.
Ese día le dijo adiós al mundo, al mundo que ella sintió que la había tratado tan mal, no se para que me llamaría, quizá para decirme adiós, quizá buscando una voz que la hiciese arrepentir, ese día se desangro en una bañera, las venas rotas igual que sus ilusiones.
Ese día Andrea ya no tendría que luchar más contra el mundo, la gordura, la estética, las chicas más guapas que ella, contra su inseguridad, contra el amor no correspondido, ese día, Andrea dijo adiós.
Y yo…no estaba.
Andaba por el mundo, buscando mis sueños, enfrentando mis miedos.
Viviendo.

Escrito: Por Principe Mestizo (A.G.)