lunes, octubre 09, 2006

Hoy...

Hoy miro la pantalla en blanco y no se que decirles. Hoy me siento cansado, se que se me pasara este sentimiento, se que mañana veré el mundo con otros ojos (con los mismos de siempre), se que me aturdiré mañana con cosas como: “hay que ser perseverante o “hay que seguir luchando”, “todo va a cambiar”, “no te rindas”, “ten fe”.
Pero hoy no creo nada de eso, hoy veo mi destino en este país negro, hoy veo que los años que pase en la universidad y el titulo que tengo no sirven de nada, es solo eso un papel.
Hoy quiero entender a los inmigrantes que se fueron y nunca más volvieron.
Hoy quiero regodearme en el dolor y dejar que las heridas vuelvan y sangren, llorar por las malas decisiones tomadas en el pasado que tan caro me ha costado aprenderlas. Hoy no quiero pretender nada, ni intentar entender como a la gente seria y honesta, se le hace tan cuesta arriba progresar en este país.
Hoy estoy cansado, hoy no tengo fe, hoy no quisiera despertar, hoy me gustaría largarme de esta isla para siempre y olvidarme de los apagones, del calor, de la impunidad, de la desigualdad social, del desempleo, de la delincuencia, de la falta de oportunidades.
Hoy me gustaría que ustedes me entendieran sinceramente, sin caretas, aun sabiendo que mañana se me pasara este pesar, que probablemente mañana volveré a creer en un futuro promisorio. Pero hoy en este momento, no creo en nada, estoy hueco, vacío, con ganas de irme a la tierra del nunca jamás.