miércoles, noviembre 29, 2006

Sobre los desalojos


Me han llegado varios mails pidiéndome mi opinión sobre los desalojos ocurridos ayer en el sector Evaristo Morales. Voy a hacerlo pero desde una óptica dual que ira desde lo humano hasta lo estrictamente imparcial.
Las imágenes que vi en la noticia antes de ayer eran conmovedoras, personal de seguridad martillando y destruyendo las humildes vivienda de esas personas, niños llorando y mujeres tratando de salvar sus enseres antes de que desaparecieran en manos de los desalojadores.
Pero ¿hasta que punto es eso injusto?, si vamos analizar y a echar un vistazo a la historia reciente de nuestro país, el invadir tierras y terrenos privados se ha convertido en la norma.
Bajo argumentos de: “yo soy un padre de familia”, “tengo 5 hijos” o “yo soy pobre” se amparan muchas de estas personas para apropiarse de tierras y viviendas que no son suyas.
Y es que muchas personas tratan siempre de sacar ventajas en estas situaciones, o ¿no se acuerdan cuando el ex presidente Balaguer construía apartamentos, desalojaba a esas personas de las cañadas, les entregaba los apartamentos y al año esas mismas personas vendían los apartamentos y se mudaban de nuevo a las cañadas?.
Y al final era un circo año tras año y estamos en el 2006 y siguen las mismas cañadas y terrenos invadidos.
Es muy fácil decir: “esas personas tienen 30 o 40 años viviendo ahí” pero: ¿que diría usted si esos terrenos fueran suyos?
Y en primera instancia: ¿Por qué usted se mudo en ese terreno sabiendo que no era suyo?
¿Justifica el ser pobre apropiarse de lo que es de otra persona bajo el argumento de que los ricos tienen mucho?
La verdad es que lamento mucho la situación por los niños y señoras mayores que sacaron de sus casas. Pero al margen de ello: “al cesar lo que es del cesar y a Dios lo que es de Dios” y estoy firmemente convencido de que los terrenos deben de ir a parar a manos de sus legítimos dueños.
No tengo ningún tipo de relación con ninguno de los dos bandos en dicho conflicto, pero quería hacer constar mi humilde opinión en cuanto a esto.
Y les dejo una pregunta en el aire:
¿Si eso terrenos fueran suyos o de su familia que opinaría del asunto en cuestión?