lunes, julio 30, 2007

Hacer por Hacer, Decir por Decir

El otro día hablaba con un amigo sobre diversas situaciones de la vida y llegamos a un punto importante.
Y es como muchas veces exigimos al gobierno, a nuestro prójimo, ETC, cosas como honestidad, respeto, transparencia e igualdad, pero en nuestra vida diaria no aplicamos estos principios.
¿Entonces con que calidad moral nos atrevemos a hablar?, ¿como nos miramos a un espejo cuando sabemos que estamos siendo hipócritas con nosotros mismos?.
Una vez un familiar muy querido me decepciono grandemente, a esa persona le guarde rencor mucho tiempo, hasta que un día analizando las cosas me di cuenta que ese rencor a quien le hacia mas daño no era a mas nadie que a mi.
Ore mucho a Dios por que eliminara ese sentimiento de mi, hasta que un día fui capaz de quitarme esa opresión del pecho y verdaderamente perdonar a esa persona, después de eso dejo que las cosas fluyan y perdono a todo aquel que me calumnia o que me hace algún mal, por que lo se, por experiencia, que todo el mal o el bien que uno hace, al final se revierte.
Créanme me he visto en momentos de oscuridad y aun allí he visto la mano de Dios cernirse sobre mi, por esto digo, hay que hacer un análisis de conciencia cada quien y averiguar si eso que exigimos a otros lo estamos dando nosotros.
¿Somos justos, imparciales, honestos?, ¿o lo somos solamente con las personas que nos conviene serlo?
Yo por mi parte aprendí a perdonar, a dejar ir, la vida es muy corta para tanto odio y desprecio, bastante hay ya en el mundo.
Por mi parte, decidí recorrer el camino de la paz, aun aquellos que me han hecho daño o que quizás planeen hacerlo, cuando la vida me los presente en un futuro, no duden que les tenderé la mano, NO DIGO QUE SEA FACIL, pero yo no quiero ser ese tipo de ser humano que carga tanto lastre consigo.
Que tengan un magnifico día.