jueves, agosto 02, 2007

Con los ojos abiertos en el super



Tengo una tía que de vez en cuando me pide que la acompañe al supermercado, cuando llega el momento de pagar siempre me dice que me coloque del lado del empacador y que verifique que todo lo que se esta pasando por la caja sea empacado. Pues bien consideraba esa medida como exagerada de su parte y casi nunca me fijaba en realidad, por que apostaba por la honradez de los empacadores.

Pues bien el 30 de julio, fui a un supermercado que queda en la Sarasota (no voy a decir el nombre pero si son inteligentes sabrán de cual se trata) e hice una compra, mientras esperaba por el taxi, afuera del súper, me percato de que un empacador que regresaba del parqueo, de llevar una compra a un carro, se acerca a uno de los guardianes del parqueo, hace como que le da la mano y allí le pasa un paquete de queso de esos de slices, el guardián arrancó para su caseta, me imagino que a guardar el botín.

Me sentí tan indignado y hasta pensé en ir donde el gerente del súper, pero como andaba a pie (esperando un taxi, pero a pie a fin y al cabo), no me quise arriesgar a un lio y mas con un guardián armado.

Lo que les quiero decir es: si ese empacador le roba a cada persona algún articulo, imagine al final del día la compra que tiene para llevarse a su casa, es increíble pero en este país, SIEMPRE, hay que estar con los ojos bien abiertos.

Esto no es un cuento, yo lo vi y doy fe y testimonio que es verdad, a sí que ya saben, cuando vayan al súper, chequeen al empacador, no le de la espalda y conserve su recibo para verificar su compra.

Le pido disculpas a mi tía por dudar de su experiencia en la vida.

No cabe duda que esto se J…….