miércoles, marzo 22, 2006

¿Que nos Pasa?



(Comence a escribir, victima de la furia que me enbargo cuando vi, un post de Wendy sobre Bahia de las Aguilas, no prometo cooherencia en el escrito, solo se que a veces me siento inpotente por el rumbo que vamos tomando la humanidad,el mundo, el pais, en fin ahi les va..)
¿Que nos pasa?, ¿que mensajes le estamos enviando a las futuras generaciones?, ¿se han puesto a pensar en el legado que les estamos dejando?, el otro día leí en un libro que no recuerdo el titulo, algo así como que: “el hombre es el único animal que vive como si nunca fuera a morir” y eso me puso a reflexionar bastante sobre mi vida, es verdad, si te pones a pensar y a calcular, primero pasas 12 años en el colegio, luego 4 mas en la universidad y 2 de una maestría, gastamos tanto tiempo en estudiar e instruirnos y no pensamos en las huellas que dejaremos, cuando nuestro rostro y nombre no lo recuerde nadie en el planeta, cuando nuestra existencia haya sido lo que es en esencia, un soplo, un tiempo prestado.
Se que hay que pensar, es mas dejar de pensar y actuar, mostrarle al mundo que aun hay gente que es autentica, que trata al otro por lo que es como ser humano, no por lo que tiene económicamente, no por sus títulos en la sociedad, no por su raza, color, sexo o preferencia sexual, sino por lo que es intrínsecamente como ser humano, ¿cuantas personas han sido perseguidas, asesinadas, acorraladas por ser diferentes?, ¿cuantos Adolfo Hittler les esperan aun a la humanidad?, ¿Qué le da el derecho a un ser humano a sentirse superior a otro?: fácil, ese derecho se lo damos nosotros, es hora ya de que pensemos en las cosas realmente importantes de la vida, las perdurables, las que quedaran aun cuando nosotros ya no estemos aquí.
Que el planeta agoniza frente a nuestros ojos por políticas mundiales corruptas, por lo desechos, por el desperdicio del agua, por que al final de cuenta no nos importa que ellos no disfruten de lo que aun nosotros disfrutamos.
Si un día le enseño a un niño compasión por un animal, por el viejo, por el pobre, habrá esperanza.
Si un día le enseño a mi hijo, que el Dios en el que yo creo no es un dios vengador ni inquisidor, sino un Dios de amor, si le muestro que aunque parezca que en el mundo impera y triunfa la maldad, aun es importante tener valores, aun es imperioso trabajar duro y honestamente para tener lo que uno desea.
Si le enseño a un niño que la belleza de las personas no esta en el rostro sino más allá, si un día aprende a ver mas allá de lo evidente y a tener la certeza de lo que no se ve (fe), ese día, puedo morir tranquilo.