lunes, mayo 22, 2006

El Psicologo

Bueno…..tengo la capacidad o al menos creo tenerla de ser capaz de ponerme en el lugar del otro. Lo cual me hace muy popular a la hora de que mis amig@s quieran un consejo o al momento que deseen desahogarse con alguien.

Parto del punto de que mis puntos de vistas no son negros ni blancos, están llenos de matices y muchas veces no me siento en la capacidad de aconsejar a nadie por que yo también tengo mis problemas y no me siento un ser humano perfecto para nada, pero bueno, siempre doy mi punto de vista y siempre digo la verdad, aunque casi siempre a la gente no le gusta escucharla y prefieren que les digas lo que quieren oír, yo no soy así, eso a veces causa impopularidad, pero yo siempre prefiero que los amigos me hablen con la verdad.

Creo que ya llevo un Master en Psicología de relaciones amorosas. Pero soy intransigente en varios puntos como los siguientes: “no se debe estar con una pareja, por no estar solo”, “si una relación término, deje eso y siga palante”, “la otra persona no es dueña de usted, ni tiene derecho a prohibirle nada”.

Pero bueno como dicen: en casa de carnicero, cuchillo de palo. Y la realidad es que cuando necesito un consejo observo y me siento completamente solo y los que están a mi alrededor siento que no entienden lo que me sucede, o si en verdad se interesan verdaderamente por mi problema o solo tratan de ser “polite” conmigo.

No se, todos quieren encontrar el amor, todos quieren encontrar buenos amigos, pero que tan comprometidos estamos con esos amigos y con esos amores, es muy fácil decir: “un amigo es un tesoro” ¿pero te consideras tu un tesoro para alguien?, ¿tus amigos son desechables? Con eso me refiero a que si solo son buenos cuando tu novi@ te boto pero en cuanto vuelves con el o ella se te olvidas de las llamadas a medianoche, de las veces que te apareciste por que necesitabas sacarte del pecho eso que te ahogaba?

Esa es la verdad, todos quieren un amigo verdadero, pero nadie se preocupa por serlo, todo quieren el amor verdadero, pero la mayoría solo quiere poseer a alguien, ser su dueño decir esta es mi mujer o este es mi marido.

Todos quieren, pero nadie quiere dar. Tengo algo muy claro, solo cuento conmigo. Cuando me siento triste o solo, ahí estoy yo. Cada día siento que todo es una farsa, que en realidad solo importa cuanto tengas, que hermos@ seas y cuanto provecho te puedan sacar.

Lo lamento mucho, yo no soy así, ni seré así, siempre he sido un soñador, siempre he mirado al firmamento buscando alcanzar esa estrella. Ahora que espero que amanezca en mi vida, la noche parece aun más larga, más eterna. Seguiré caminando quizás mas cauteloso pero con la mirada fija para descubrir los diamantes como tu en el camino.

El psicólogo (yo) necesita terapia, hay cosas que no entiendo por mas que quiera, todavía me asombra la maldad del ser humano, la impotencia de muchos sueños no realizados, el dolor de ver como me voy endureciendo, como a veces no me importa, cuando creo que todo es inútil, cuando me siento atrapado en esta isla, con las alas cortadas, con los sueños cada vez mas distantes.

¿Donde estas Sigmund Froid?, necesito que me quites lo soñador, lo idealista y me dejes caer de cabeza en la realidad, en este mundo, en esta porquería de miseria e hipocresía donde unos se creen mejor que otros por que tienen mas dinero o por que están en una posición de poder.

Bueno por lo visto si he encontrado con quien desahogarme, con ustedes amigos, les mando un abrazo a cada uno y espero que cada quien descubras sus propios códigos y sus propias verdades y sepan valorar a sus amigos y a sus amores, al final uno se va y solo queda lo que se sembró, al final todo se deja.

Solo queda, lo que no se ve, pero que se percibe.